Blog sobre Prevención de Riesgos Laborales y Hábitos de Vida Saludables.
Bloggers

¿Cansada todo el tiempo? Qué es el TATT y 6 claves para combatirlo

Sueño, cansancio, apatía… en este punto del año hay quien suele asociar estas sensaciones con la famosa astenia primaveral, pero quizás estás malinterpretando las cosas y, lo que realmente esté ocurriendo, es que sufres TATT.

El Síndrome TATT (Tired All The Time o, lo que es lo mismo, Cansada Todo El Tiempo) es parecido a la Fatiga Crónica, aunque más leve, y tiene efectos parecidos: falta de energía, sueño, ausencia de motivación, dificultades para concentrarse y tomar decisiones, tristeza sin motivo aparente, dificultades para llevar a cabo tareas rutinarias…

Los expertos afirman que con los estilos de vida actuales y los inconvenientes para lograr un equilibrio entre la vida profesional y personal, además del ocio, es normal cierto agotamiento, pero este debería desaparecer tras un sueño reparador o algo de descanso.

Si pasas mucho tiempo delante de la pantalla del ordenador, estás cansada todo el rato y te cuesta conciliar el sueño, tal vez padezcas el síndrome TATT.

Según los expertos, una de cada 10 personas está afectada por el TATT, siendo las mujeres las más propensas a desarrollar este síndrome. Esto debido a su tendencia a ser multitarea.

En general, este síndrome suele aparecer a los 30 años, sobre todo en personas que llevan una dieta deficiente, no duermen lo suficiente y están afectadas por el estrés laboral. Por si fuera poco, algunos estudios aseguran que pasar muchas horas frente al ordenador puede ser un desencadenante del TATT.

Aunque tres de cada cuatro casos de TATT se recuperan con el tiempo, es mejor evitarlo. Aquí tienes algunas claves sencillas para prevenir el TATT:

 

Dormir debería ser tu prioridad #1

No exagero cuando afirmo lo mucho que podría restaurar un buen sueño. Establece una rutina para ir a la cama y así maximizar el éxito de lograr 7 a 9 horas de un sueño de buena calidad.

Crea un ambiente agradable y de relajación en tu habitación con una cama cómoda donde los dispositivos electrónicos y la luz ambiental estén restringidos.

También deberías evitar estimulantes como la cafeína o el exceso de televisión por la noche, comidas muy pesadas, bebidas alcohólicas que puedan interferir con un sueño refrescante.

Estudios han demostrado que el 71% de las personas duermen con sus smartphones, o lo tienen cerca en su mesita de noche. Usar éste u otros dispositivos electrónicos como portátiles o tablets interfiere con el proceso natural del sueño, ya que estos aparatos producen lo que se conoce como luz azul, el cual simula la luz del sol.

La luz azul estimula el cerebro, reprimiendo la producción de la hormona melatonina que es vital para el sueño, lo cual puede hacer que se te haga más difícil tener un sueño de calidad. Limita el uso de teléfonos, tabletas, y otros dispositivos antes de dormir y verás que terminarás durmiendo como un bebé.

 

1. No permitas que el ordenador sea tu centro de vida

Aparte de ser dañino para tu salud, estimula el cansancio. Seguramente desayunas, almuerzas e incluso pasas tus tiempos libres respondiendo correos electrónicos. Esto te puede afectar negativamente. Los nutricionistas aseguran que esta práctica engorda y que sin duda alguna causa daños en tu cuerpo, además el caminar hasta el comedor de tu oficina te ayudará a estirar las piernas y hacer algo de actividad física.

 

2. Cuida tu vista

Vivimos en un mundo donde la gran mayoría de información y contenido que recibimos ocurre a través de la vista. El trabajo, las conversaciones en Whatsapp, los spots publicitarios, los videos de YouTube. Nuestros ojos están ocupados constantemente, y en ese sentido  debemos cuidar nuestra vista ya que se encuentra expuesta a la contaminación, estrés, cansancio y otros factores peligrosos que pueden afectar nuestra visión.

Una de las cosas que más afecta nuestra vista es la visión prolongada de dispositivos móviles y computadores, por ello los expertos recomiendan adecuar el brillo de la pantalla y mantener una distancia de visionado de unos 40 centímetros y realizar pausas visuales cada cuarto de hora aproximadamente. Es importante que lubriquemos los ojos cada cierto tiempo y cambiemos la distancia de enfoque, es decir, que miremos a un punto más alejado.

 

3. Desconecta

Si tu trabajo exige pasar 8h frente al ordenador o pasas gran parte de tu tiempo libre mirando documentos, los expertos recomiendan tomarse un break de 10 o 15 minutos cada dos horas. ¿Qué te parece si mejor tu tiempo libres lo aprovechas de otra manera? Luego de cumplir tus horas laborales realiza alguna actividad que te guste: haz ejercicios, aprenda alguna receta, o incluso disfruta de alguna serie de Netflix desde tu sofá.

 

4.Planifica

Para evitar el multitasking errático y ser más productiva se recomienda que no hagas una lista de tareas pendientes, pues genera estrés. Intenta ir trabajando poco a poco en cada asignación y verás cómo fluye.

 

5. Ejercítate

El ejercicio naturalmente nos da un empujón de energía, reduce el estrés, y mejora la calidad del sueño.

El ejercicio diario de forma moderada, como el estiramiento o caminar, vigoriza el cuerpo y la mente, y puede ayudar a mantener el equilibrio, fuerza y flexibilidad.

Estudios han mostrado que los que sufren de TATT y han optado por realizar ejercicios aeróbicos de intensidad moderada, como caminar o trotar, redujeron el tiempo que les tomaba quedarse dormidos. Ejercicios de alta intensidad como correr o levantamiento de peso tuvieron un efecto un poco menor.

 

6. Trata de ser positiva

Todos podemos tener un mal día, pero sin que eso se convierta en una costumbre. Lo que importa, lo que realmente importa, es cómo decidimos ver e interactuar con el mundo que nos rodea. Si decides que eres tú quien tiene la última palabra en si tu vida está llena de cansancio, o es una vida llena de energía y ganas aunque el panorama general sea gris. Lo que importa, es el día a día. De hecho, hace un par de años, un estudio publicado por la Universidad de Yale declaró que las personas positivas no solo son más felices, sino que gozan de un mejor rendimiento (superior entre un 65% y 100%) que los demás.

Es posible que estés desempeñando una responsabilidad o labor que no es mucho de tu agrado, que te sientas mal por sentirte estancado, que sientas que no puedes con toda la carga que tienes… Pero no permitas que este estrés laboral se afecte tu vida personal, al fin y al cabo solo es un trabajo. Trata de tener una perspectiva más positiva. Igualmente, tienes la capacidad de cambiar las cosas y algo no te gusta, mira cómo lo puedes lograr y hazlo.

Article written by:

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *