Blog sobre Prevención de Riesgos Laborales y Hábitos de Vida Saludables.
Consejos saludables

El estrés y el sueño

Existe una clara relación entre el estrés y las alteraciones del sueño. La alteración más común entre la gente estresada es la dificultad de conciliación o insomnio al principio de la noche. También hay que considerar los despertares durante la noche o de mantenimiento.

Una apropiada higiene del sueño puede ser eficaz para la corrección de los trastornos del sueño más frecuentemente relacionados con el estrés. A continuación presentamos una lista de consejos prácticos:

  1. No te acuestes hasta que te sientas adormecido. No te vayas a la cama mientras te sientas activo o despierto.
  2. No realices actividades como comer, mirar la televisión, estudiar o trabajar en la cama.
  3. Si una vez en la cama y con las luces apagadas no eres capaz de dormir durante 15 minutos, debes levantarte hasta que te vuelva a entrar sueño. Durante ese momento, es importante que no mires el reloj para evitar estrés.
  4. Mientras estés levantado no hagas nada estimulante o divertido.
  5. Intenta mantener los mismos horarios cada día.
  6. No realices ejercicio intenso al final del día ya que promueve no conciliar el sueño.
  7. No hagas siestas largas ni duermas durante el día. La siesta no debería superar los 30 minutos.
  8. No tomes café, alcohol o fumar antes de acostarte.
  9. Practica si consideras que te será difícil conciliar el sueño las técnicas de relajación muscular un poco antes de irte a la cama.

Article written by:

Queremos fomentar unos hábitos de vida saludable en el entorno laboral y en el entorno individual, ayudar a conseguir una salud integral

Deja tu comentario

  1. marga

    Yo deje de hacer la siesta en los colchones pikolin y por las noches duermo mucho mejor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe en tu correo toda la información para estar al día sobre la prevención de riesgos laborales y hábitos saludables ¡Porque prevenir no es un trabajo, es una Actitud!